jueves, 27 de diciembre de 2007

Semifracaso papirofléxico

La papiroflexia puede llegar a ser muy entretenida y divertida. También útil y un poco desesperante.

En esto tendríamos que envidiar a los ajedrecistas, pues seguro que es posible crear un juego completo con piezas de papel. Es más, en la siguiente página, un ejemplo:
http://www.origami-resource-center.com/exhibits.html

En reversi no dudo de que esto también sea posible, pero no se me ocurren muchas cosas más aburridas que hacer 64 fichas iguales de papel.

Sin embargo, seguro que podemos encontrar otras aplicaciones en el reversi. A mí sólo se me ha ocurrido una: contenedores para fichas. Concretamente, para nuestro famoso reversi magnético que se vende sin contenedores (sólo un par de bolsitas de polietileno).

Recapitulando, con ese objetivo tomé una hoja de papel, acudí a la bibliografía papirofléxica (descubrí que hay bases de datos en Internet en donde por ejemplo introduces lo que buscas, "rectangular box", y te dan una lista de publicaciones en donde aparece algún diseño coincidente), consulté la publicación que me decían que tenía cajas rectangulares (me dio la impresión de que las cuadradas, triangulares, hexagonales y octogonales son mucho más populares), y seguí paso a paso las instrucciones para construir una bonita caja rectangular sin tapa (de aquí en adelante, contenedor).

El primer intento fue esperanzador. Con el tamaño de papel que había empleado conseguí un contenedor en el que cabían holgadamente (importante para poderlas coger) 9 fichas (apiladas). La anchura también era lo suficientemente holgada.

A primera vista puede parecer un poco feo, pero con un papel más bonito y más cuidado al hacerlo, creo que puede quedar muy bien.


Obviamente un 9 fichas no nos sirve. Mi objetivo era que cupieran 16 fichas, para que dos contenedores fueran suficientes para un jugador. Luego se podría complementar con un tercer contenedor de anchura doble y un poquito más que los anteriores, para que sirviera como tapa o como base de éstos.

Sin embargo el pasar de un 9 fichas a un 16 no es tan sencillo. Con el diseño que había escogido, aumentando la longitud aumentaba también la anchura.

Junto con el diseño se explicaba que se podía modificar el tamaño del contenedor doblando más o menos, según lo queramos más grande o más pequeño, en un paso determinado. Sin embargo también decía que haciendo la base más pequeña el contenedor se hacía más profundo, y haciéndola más grande se hacía menos profundo. Tal vez jugando con el tamaño del papel empleado y con las profundidades se consiguiera algo parecido a lo que buscaba. Pero en ese caso o bien pruebas un montón de combinaciones de medidas diferentes, o bien haces unos cuantos cálculos para saber cuáles utilizar de antemano. Y tal vez termines viendo que no es posible.

Obviamente no me ha convencido ninguna de las opciones, ni otros diseños que había visto, también de cajas rectangulares.

Así que como el diseño es bastante simple me he fijado en cómo es la hoja una vez que se hacen todos los pliegues y he visto que se puede modificar con facilidad al gusto o necesidad de cada uno.

Ya os contaré (habrá que esperar a que tenga tiempo) cómo finaliza mi último intento (último porque si no sale ya lo dejo). Mientras podéis intentarlo y nos contáis vuestros resultados, que seguro que tenéis más maña que yo.

Como parece que voy a tardar un tiempo en terminar (o comenzar a hacer) mis contenedores, amplío un poco la entrada.

Primero, el diseño en el que nos basamos está en la página 78 del libro "Fabulous Origami Boxes", de Tomoko Fuse. A continuación simplemente detallo cómo queda el papel después de haberlo doblado por donde indica (todo según mi interpretación, de la que no me fiaría mucho):

Hay que doblar por las líneas, las punteadas (las diagonales están punteadas), en distinta dirección que las continuas.

Supongo que no estamos siendo origamicamente muy ortodoxos, pero para conseguir un contenedor con las dimensiones exactas, aconsejaría dibujar las líneas antes.

El rectángulo central grande (más a la izquierda), va a ser la base. Por lo que, unas medidas orientativas: 9 cm por 2,5 cm. Es del mismo tamaño que el de la derecha, precisamente porque ése se pliega sobre aquél, digamos que reforzando la base: estará formada por dos capas.

Los rectángulos más estrechos, verticales y horizontales, serán los laterales del contenedor. Van dos juntos porque también se doblan sobre sí mismos dando laterales de doble capa. La altura del lateral la haría de unos 1,3 cm.

Supongo que está claro cómo se dobla porque es un diseño sencillo. Únicamente se me resiste el último paso, un poco aparatoso, que simplemente consiste en doblarlo todo. Tomo como referencia la base, doblo las diagonales (las 'solapas' que quedan las 'pego' a los laterales más largos) para apenas ya tener que imaginar cómo será el contenedor (con esto ya toma forma), y con esto sólo quedan dos pasos, doblar los laterales sobre sí mismos y hacer coincidir la 'base de refuerzo' con la base.

Los progresos los hiré colocando en esta entrada.