lunes, 17 de diciembre de 2007

No perder tiempo con los laterales

Vamos a ver un caso muy muy sencillo (hacía mucho que no hablábamos de estrategia y no era cuestión de probar con lo más difícil).

Mueven las blancas después de 41.E2 negro. Este movimiento ha roto la barrera blanca (podemos deducir que antes ya lo había hecho en la columna C, pero sin que esto tenga mucha importancia ahora) dando a las blancas varios movimientos que antes no tenía.

Se puede jugar 42.d2 o 42.f2, ninguna de ellas muy atractiva, es decir, si no encontramos nada mejor ya las miraremos con más detenimiento.

Pero lo primero que vemos es el lateral desequilibrado de abajo. Lo podemos atacar sin problemas: 42.g7. Es un intercambio de esquinas que hasta podría ser positivo para las blancas.


Aquí vemos el movimiento del que hablamos: 42.g7:




Sin embargo, hay que hacer cada cosa a su tiempo (este concepto, el de tiempo, muy importante). Las negras no tienen por qué aceptar de inmediato el intercambio de esquinas (las blancas no pueden molestar más en el área de la esquina H8) y nos moverán en H3, ganando un tiempo: las blancas tienen que buscarse la vida en otra área del tablero, lo que no las deja en una posición muy cómoda.

Así que lo mejor que pueden hacer las blancas es mover ellas mismas en H3. También se pueden considerar 42.d2 y 42.f2, de hecho no son tan malas.

Pero nos centraremos en la secuencia lógica: 42.h3, 43.H2:


Hay cierta tencencia del jugador con blancas a no hacer este movimiento, ya que concede otro bueno al otro lado del lateral que además lo equilibra: H7. Sin embargo, en este caso, y también en otros menos claros, no nos tiene por qué preocupar, pues las blancas pueden envenenar ese movimiento jugando 44.g7 (ahora sí) o bien incluso esperar a hacer ese movimiento (si compensamos el regalar un movimiento con obtener otro, no nos tenemos que preocupar). Otra foto de la misma posición:

A partir de aquí lo normal sería 43.H2, 44.g7. Conduciendo a una situación de teórico empate (aunque es posible que alguno de los dos se salga de esa secuencia).

Si volvemos a la posición inicial, algunos secuencias alternativas:

- Las blancas pueden diagonalizar con 42.g2 (teórico empate) siendo también una secuencia muy atractiva.

- Tras 42.h3, 43.H2 (tercera foto) las blancas tienen un teórico +2 si en vez de seguir como hemos dicho juegan 44.d2. Alguien me dirá que por qué explico la secuencia que conduce a +0 (empate) y no a la +2, que obviamente es mejor y, además, muchísimo más divertida. La respuesta es sencilla: algo tenía que dejar como problema. Está claro que discernir a 20 movimientos del final si una secuencia es +4, +2, empate, -2, etc., es tremendamente difícil, pero os daré pistas:
a) las negras os responden con 45.E1 (tampoco estaba muy mal F2)
b) tras el movimiento 48 será cuando las negras vean que no tienen esperanza.
Son datos suficientes, pero por si acaso dejo en blanco la pista c) en blanco:
c) El movimiento 46 es una diagonalización
Y la solución, también en blanco:
44.d2, 45.E1, 46.g2, 47.D1, 48.g7!

PD: en vez de gráficos he puesto fotos del tablero. Han salido brillos (no he seguido las reglamentación de los torneos de evitar las luces excesivamente brillantes), pero creo que se ven bien. Por cierto, el tablero es un tablero magnético portátil del que ya se habló en una entrada anterior.